Domingo 5 de Diciembre de 2021

  • 20.5º

20.5°


ECONOMIA

30 de septiembre de 2021

La pobreza llegó al 40,6% en el primer semestre y alcanzó a 18,8 millones de personas

En tanto, el nivel de indigencia se ubicó en 10,7% en el segundo semestre, frente al 10,5% de igual período del año pasado. Los detalles

El índice de Pobreza se ubicó en el 40,6% en el primer semestre del año, 1,4 puntos porcentuales menos que el 42% del segundo semestre del año pasado y 3 décimas de punto por debajo del 40,9% del período enero-junio de 2020, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec)

En tanto el nivel de indigencia se ubicó en 10,7% en el segundo semestre, frente al 10,5% de igual período del año pasado.

La encuesta permanente de hogares (EPH) que realiza el INDEC alcanza a 28,9 millones de personas y estimas que en esa cantidad unos 11,7 millones de argentinos son alcanzados por la pobreza. Y si se extrapolan las cifras a la población real de 46,4 millones de personas, hay 18,8 millones de persona debajo de la línea de pobreza.

Dado que la incidencia de la pobreza y la indigencia resultan de la capacidad de los hogares de acceder a la canasta básica alimentaria (CBA) y a la canasta básica total (CBT) mediante sus ingresos monetarios, se observó que, con respecto al semestre anterior:

En promedio, el ingreso total familiar aumentó un 32,4%.

Las canastas regionales promedio aumentaron 28,4% (CBA) y 25,5% (CBT).

Es decir, los ingresos en el período estudiado aumentaron más que las canastas, lo que explica la leve reducción de la tasa de pobreza del conjunto de la población en el promedio del semestre.

En cuanto a los grupos de edad según condición de pobreza, el informe precisa que más de la mitad de los que se encuentran en situación de pobreza, el 54,3%, son personas de hasta 14 años.

En tanto, en los grupos de entre 15 y 29 años, el nivel de pobreza alcanzó al 48,5%; y al 30,% de las personas de entre 30 a 64 años.

Por su parte, de la población mayor de 65 años, el 13,8% se encuentra en situación de pobreza al cierre del primer semestre de 2021.

Las mayores incidencias de la pobreza en personas se observaron en las regiones Noreste (NEA), 45,4%; y Noroeste (NOA), 44,7%. Las menores, por su parte, se registraron en las regiones Patagonia, 34,4%; y GBA, 39,2% (cuadro 4.1).

En los aglomerados de 500.000 y más habitantes se observó una reducción de la pobreza (-2,3 p.p.) con respecto al segundo semestre de 2020, mientras que en los de menos de 500.000 habitantes se registró un aumento (+2,8 p.p.).

Manzur: "El indicador de pobreza nos duele"

El jefe de Gabinete, Juan Manzur, afirmó este jueves que indicador de pobreza "duele" al Gobierno nacional  y que va a "redoblar los esfuerzos" para generar "trabajo genuino".

"Si bien vemos un cambio de tendencia, porque hay una disminución pequeña y en la provincia esta disminución ha sido aún mayor, cuando uno mira el indicador objetivo nos duele y mucho", planteó Manzur.

En conferencia de prensa desde Casa de Gobierno, el ministro coordinador señaló que la "instrucción" del presidente Alberto Fernández es "redoblar los esfuerzos en pos de generar trabajo genuino, cambiar esta situación de emergencia de planes sociales por trabajo, generar confianza para traer inversiones y agregar valor a lo que producimos".

El funcionario apuntó además a la "confianza" en la reactivación económica a partir de que el país atraviesa la "última etapa de esta tragedia que vivió la humanidad", en referencia a la pandemia de coronavirus.

Plan "plata en los bolsillos": qué sectores serán favorecidos

El propósito oficial de mejorar la situación de la población con el recurso de "poner plata en los bolsillos" tendrá un alcance limitado, ya que el impacto de otorgar "sumas fijas por única vez" no es suficiente para modificar la percepción en el marco de "un entorno socioeconómico deteriorado".

La conclusión forma parte del último informe de la consultora Abeceb, que identificó a las actividades más beneficiadas en el corto plazo tanto por los anuncios económicos del Gobierno como por el levantamiento de las restricciones sanitarias.

En ese sentido, señaló a "los sectores de pequeños electrodomésticos o tecnología (celulares), textil, calzado, higiene, cuidado personal y alimentos y bebidas" además del "turismo doméstico, la gastronomía y la recreación", impulsados por la mayor flexibilidad en el marco de la pandemia de Covid-19.

Por otra parte, Abeceb planteó sus "dudas" por el "creciente monitoreo de las importaciones" que podría "reducir la oferta disponible de insumos y bienes finales en el mercado, afectando las dinámicas productivas y comerciales hacia adelante". La entidad relativizó el impacto que podrían tener las últimas medidas de impulso al consumo, por entender que "si los estímulos son limitados, los resultados también lo son".

"Las sumas por única vez no resuelven el deterioro de los ingresos reales. Las líneas de financiamiento e incentivos tributarios no moderan la incertidumbre cambiaria ni los efectos del cepo. Así, es difícil pensar que se pueda lograr reducir la mayor incertidumbre económica inaugurada en las PASO", planteó.

Para completar el análisis, Abeceb agregó "parte de las compras de reposición ya ocurrieron ante la mayor permanencia en casa y los picos de la brecha a finales de 2020".

Desde el lado de la oferta, la consultora consideró que "los sectores ganadores serán los beneficiados por el rebalanceo de canasta de consumo de los hogares y la ‘revancha del consumo social’".

Alivio por el fin de las restricciones

Además, Abeceb indicó que "el desarme de las restricciones sanitarias beneficiará al transporte de personas, organizaciones de eventos los proveedores de reuniones sociales y de esparcimiento, el sector turístico y la gastronomía, junto con los bienes que acompañan, como el sector textil, el de calzado y el de higiene y cuidado personal".

"La reapertura gradual de las fronteras, la eliminación de las cuarentenas obligatorias y el desarme en las restricciones locales abren el país al turismo receptivo y promueven el turismo interno, dando mayor certidumbre a la temporada estival", añadió.

Pero esa mejora no se reflejará en una mejor percepción por parte del grueso de la población, debido a que "el consumo masivo continuará reponiéndose desde niveles muy bajos" y "tras sufrir el efecto de la aceleración inflacionaria de principios de año, aún no da señales de una reanimación visible", aseguró.

En ese sentido, Abeceb previó que "en los próximos meses, la mejora puntual en los ingresos permitirá lograr al menos un tibio repunte desde niveles muy bajos", en tanto "las políticas de control de precios (Súper Cerca, Precios Cuidados) seguirán vigentes, condicionando la rentabilidad de las empresas proveedoras".

Asimismo, sostuvo que "algo del mayor flujo de ingresos y más oportunidades de financiamiento podrá volcarse al mercado de electrodomésticos", al contarse con "dos ocasiones de compra" como el Día de la Madre y Navidad, así como una ampliación de la base vía tarjetas no bancarias y celulares.

Esa mejora transitoria se verá condicionada por "la escasez de dólares y la limitada recuperación del poder de compra", lo que hacer prever "más cepo y la necesidad de mayores controles a las importaciones".

"Un mercado cambiario más estresado implicará la necesidad de una administración del comercio más severa, siempre atendiendo a los riesgos que implica la amenaza al abastecimiento sostenido y previsible de insumos", proyectó Abeceb de cara al 2022.

La consultora puso como ejemplo al sector automotor, en el que se observa "con preocupación la discrecionalidad en la asignación de cupos, la falta de programas de financiamiento y un mercado rígido por el limitado ingreso de vehículos desde el exterior"./iProfesional

 

COMPARTIR:

Comentarios