Sábado 27 de Noviembre de 2021

  • 21.1º

21.1°


OFFLINE INFO

22 de septiembre de 2021

María Kodama estuvo en Los 8 escalones, recordó a Jorge Luis Borges e hizo la pregunta del millón

La compañera del escritor fallecido en 1986 fue jurado en el ciclo de Guido Kaczka y contó cómo fue su primer acercamiento al autor

Cada noche figuras del espectáculo, el deporte, la política y la cultura ocupan la quinta silla del jurado del ciclo conducido por Guido Kaczka Los 8 escalones del millón. Para sorpresa de los televidentes, el martes el lugar lo ocupó nada más ni nada menos que la compañera de Jorge Luis Borges, María Kodama quien hizo preguntas referidas a la vida y obra del escritor fallecido en 1986 en Ginebra, Suiza.

La escritora no suele ir a programas de televisión, pero dijo que aceptaba la invitación ya que suele verlo en su casa y jugar porque “entretiene y enseña”. En un pasaje de la noche, el conductor le confesó que es fanático del escritor y que muchas veces a la noche se va a dormir mirando videos de sus entrevistas.

“Hay que intentarlo a Borges, ¿no María? Porque uno a veces dice ‘lo tengo ahí...’ es una maravilla pero siempre con un diccionario”, preguntó el anfitrión y la jurado invitada explicó: “Lo importante no solo con Borges sino con cualquier relación humana, lo primero es sentir, si uno no siente, es que la mente no está lo suficientemente desarrollada para aprender con los sentidos”.

Para ejemplificar, recordó su primer contacto con el autor de Ficciones y El Aleph: “A mis ocho años cae en mis manos que estaba en la biblioteca de mi casa un libro, Las ruinas circulares, no sabía quién era Borges con ocho años y leo ‘nadie lo vio desembarcar en la unánime noche’, dije ‘Dios mío qué es esto’, no entendí nada, pero fue tan impresionante porque la prosa de Borges tiene un ritmo y ese ritmo me fascino”.

“A él le preguntaron en una conferencia por ese libro y dijo ‘cuando lo escribí trabajaba en la biblioteca Miguel Cané, comía con amigos, pero lo único que quería era volver a casa para escribir ese cuento que lo escribí en una semana. Nunca, ni antes ni después, pude escribir algo con la intensidad con la que lo escribí', esa intensidad es una chica de ocho años que lo sintió sin entender intelectualmente nada de ese cuento”, explicó y agregó: “A tal extremo me fascinó que si hubiera que quemar la obra de todos los autores salvando una solo pieza, la única que salvo de Borges es Las ruinas circulares”.

“Es sentir. En el arte y en cualquier cosa. Cuando uno conoce a una persona sabe si puede ser amiga, amante o si es mejor dejarla partir, uno lo siente de una manera no intelectual, lo siente con su cuerpo. No hay que obligarse a la lectura”, cerró.

María fue la encargada de hacerle a Natalia y Fernando, los finalistas, la pregunta número diez, que definía quién de los dos se llevaba el millón de pesos. “¿Cuál de estos libros de poemas de Borges fue el primero que publicó en 1923? A: Luna de enfrente, B: Fervor de buenos aires, C: Elogio de la sombra, D: La rosa profunda”.

Fernando respondió “B, Fervor de Buenos Aires” y Natalia “D, La Rosa profunda”. “¿Hay alguna correcta?”, le preguntó Guido y esbozando una leve sonrisa la invitada dijo que sí y luego, celebró: “Fervor de Buenos Aires”. Por lo que Fernando se llevó el premio mayor. De inmediato todos comenzaron a aplaudir pero además, contenta por lo que acababa de presenciar, Kodama tomó su celular y comenzó a tomarle fotos al ganador.

En paralelo, durante la emisión del programa las búsquedas en Google de los términos “Borges”, “Jorfe Luis Borges”, “María Kodama” y “Las ruinas circulares”, fueron en claro aumento ya que el público, luego de ver el ciclo quiso saber más sobre el autor y sus obras.

COMPARTIR:

Comentarios