Sábado 3 de Diciembre de 2022

  • 18.7º

18.7°

EL TIEMPO EN TUCUMAN

DEPORTES

5 de septiembre de 2021

Sin vergüenza: papelón mundial en Brasil contra la Argentina

Messi y Scaloni dialogan con la delegación de Brasil y autoridades sanitarias /(EFE/Sebastiao Moreira)

Este domingo se escribió uno de los mayores papelones del fútbol mundial.

Argentina estaba disputando su encuentro de Eliminatorias ante Brasil, luego de una previa caliente, y a los cinco minutos se metieron al campo las autoridades sanitarias para llevarse a los cuatro futbolistas argentinos que juegan en la Premier. En medio de discusiones, empujones y desconciertos, los de Scaloni dejaron el Arena Corinthians. Y, un rato después, la Conmebol anunció que se suspendió el partido.

Fue el peor de los finales de una historia de alta tensión. El plantel argentino ya tenía una idea ante el ruido de las horas previas: si no pueden jugar los cuatro implicados, no juega nadie. Así de claro. Todos o ninguno, y es en definitiva lo que terminó pasando cuando la Selección no quiso seguir.

Increíble pero real... Nunca visto que en pleno partido intervenga un oficial ajeno al juego para detener todo. Es lo que pasó en San Pablo: funcionarios de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil (Anvisa) tras las actuaciones previas, se metieron en la cancha con la orden para deportar a Emiliano Martínez, Giovani Lo Celso, Cristian Romero y Emiliano Buendía.

Los cuatro futbolistas argentinos habían sido denunciados por el Gobierno de Brasil por violar las normas migratorias relacionadas con la pandemia de coronavirus. Existe una norma para el ingreso a suelo brasileño, prevista en la Ordenanza Interministerial No. 655, de 2021, que establece que los viajeros extranjeros que hayan pasado por Reino Unido, Sudáfrica, Irlanda del Norte e India en los últimos 14 días no pueden entrar a Brasil.

Horas antes del duelo, hubo una notificación oficial al respecto. La Policía Federal fue al hotel donde concentran Lionel Messi y compañía. Pero, la Conmebol intervino con el argumento de que se encontraban respetando la burbuja de las competencias sudamericanas. Y por eso, después de largas negociaciones, el plantel se había trasladado por completo al estadio. Se creía que los cuatro podían jugar. Pero no estaba previsto el papelón.

Lo que pasó no tiene antecedentes. Las imágenes que llegaban desde el Arena Corinthians eran inexplicables. Mientras Acuña y Otamendi empujaban a los oficiales, Scaloni trataba de calmar y ver qué hacer ante semejante absurdo. Enseguida todos se fueron al vestuario sin saber si el partido podría continuar. Al rato, Messi y Scaloni volvieron a la cancha para hablar con sus pares brasileños.

Messi, junto con Scaloni, se puso a hablar con Neymar y Tite y rápidamente se leyeron sus labios: "Nos vamos". Estuvo cara a cara con el representante de Anvisa de San Pablo (Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria) y le reclamó por la situación, que ingresaran pasados los cinco minutos para interrumpir el juego.

Quedan muchísimas preguntas sobre el escándalo. ¿Cuál es el argumento que tiene el organismo sanitario contra los cuatro futbolistas argentinos que juegan en la Premier? ¿Por qué recién se actuó cuando el partido estaba empezado? Imposible encontrar respuestas lógicas.

 

 

COMPARTIR:

Comentarios