Martes 5 de Julio de 2022

  • 11.3º

11.3°

EL TIEMPO EN TUCUMAN

POLITICA

30 de agosto de 2021

Tras la aplastante derrota electoral en Corrientes, el Gobierno nacional optó por el silencio

Aunque se descontaba una derrota, no se esperaba que fuera por semejante margen, a sólo dos semanas de las PASO a nivel nacional

El gobernador de Corrientes, Gustavo Valdés, obtuvo este domingo su reelección luego de imponerse en las elecciones provinciales con el 75% de los votos sobre su rival del Frente Corrientes de Todos, Fabián Ríos, y festejó acompañado por la cúpula de la UCR, a dos semanas de las PASO nacionales. Lo llamativo fue el silencio que hubo desde la Casa Rosada respecto al resultado de los comicios.

Los primeros datos oficiales le daban al gobernador radical 75,8% de los votos y a su rival del peronismo el 24,1% con el 45% de las mesas escrutadas y en el marco de una demora en la carga y publicación de los resultados del escrutinio, aunque para el oficialismo local la tendencia era irreversible.

De esta manera, la fórmula de ECO Corrientes -expresión local de Juntos por el Cambio- integrada por Valdés y el actual senador nacional Pedro Braillard Poccard celebró el triunfo a las 22:00, antes de que el binomio de Ríos y el senador provincial del PJ Martín Barrionuevo se expresara sobre los primeros resultados de los comicios.

Además de definir al próximo gobernador y vice, los correntinos eligieron cinco bancas de senadores y 15 de diputados provinciales, y en ambas categorías la alianza gobernante se impuso con el mismo porcentaje de votos que en la competencia por el Ejecutivo.

La elecciones se llevaron a cabo en medio de un clima enrarecido por el ataque a balazos que sufrió el pasado jueves por la noche el diputado provincial del Frente de Todos, Miguel Arias, durante el acto de cierre de campaña de esa fuerza política, lo que que fue definido por la oposición peronista como un "atentado político".

Por esa razón, la jornada electoral se llevó a cabo bajo un fuerte operativo de seguridad aunque se desarrolló con normalidad y sin incidentes, con una participación del 65% sobre el padrón de 864 mil personas habilitadas a sufragar.

La cúpula de la UCR viajó a Corrientes junto al precandidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires Facundo Manes para festejar con el gobernador, mientras que los referentes del PRO Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich lo felicitaron a través de Twitter.

El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales; el presidente de la UCR nacional Alfredo Cornejo; el jefe del bloque de senadores nacionales Luis Naidenoff y el diputado nacional José Cano, fueron algunas de las figuras que acompañaron al mandatario correntino desde la tarde y hasta el discurso de victoria.

Luego de expresar su deseo de recuperación para el diputado Arias, Valdés destacó: "Nuestro espacio político va a tener dos tercios de los votos en ambas cámaras (de la Legislatura provincial) pero eso nos tiene que servir para seguir garantizando en Corrientes la República, la libertad y el respeto a la soberanía popular".

"Esta no es una propuesta de personas. No soy yo el que está sacando el 75% de los votos, lo está sacando el camino que marcamos, el de la producción, el trabajo, la modernización y la inclusión", agregó el dirigente radical.

El silencio del Gobierno Nacional

Si bien el resultado de la elección era el esperado, quizás no por la diferencia pero si al menos desde el nombre ganador, fue llamativo el silencio por parte del Gobierno nacional una vez finalizado los comicios.

Si bien los primeros resultados se dieron poco después de las 21, la proporción de mesas escrutadas avanzó con mayor lentitud. Y por eso se demoró la salida de Ríos a reconocer una derrota que ya el día previo descontaba.

Localmente no hubo reproches al Gobierno nacional, pero generó desilusión que a la batalla electoral sólo se alineara el ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, que estuvo el sábado en la capital provincial, visitando a Ríos y saludando a Miguel Arias, el diputado baleado, y a su familia.

Desde la Rosada no hubo expresiones al respecto. Sólo silencio frente a un traspié que el propio Gobierno eligió no salir a remontar.

A dos semanas de las PASO, no obstante, semejante sacudón electoral en Corrientes genera alarma y otro problema que se suma a los errores no forzados de las últimas semanas y que provocan incertidumbre respecto a qué sucederá en la madre de todas las batallas: la elección legislativa de la provincia de Buenos Aires.

La caída en Corrientes pone en guardia a Cristina Kirchner por el control del Senado

Un dato que preocupa, y mucho, es que si en las legislativas nacionales de noviembre el oficialismo correntino lograra otro triunfo como el del domingo, Cristina Kirchner perderá una de las dos bancas que el Frente de Todos pone en juego en esa elección (la de Carlos "Camau" Espínola y la de la camporista Ana Claudia Almirón).

Por eso, el resultado de este domingo inquieta y deja en alerta a la vicepresidenta

Anticipándose a este previsible triunfo de Valdés, eligió para encabezar la boleta a Espínola: es el peronista que mejor mide en Corrientes y el único que puede hacerla mantener la esperanza de que el Frente de Todos conserve a sus dos senadores por esa provincia.

Quórum en riesgo

El peligro para Cristina -en realidad para el oficialismo, para el Gobierno en su conjunto- es que el Frente de Todos pierda la mayoría en el Senado. Actualmente suma 41 senadores, cuatro arriba del quórum.

De perder uno de los dos senadores por Corrientes, la cuenta baja a 40. Y la bancada oficialista corre el riesgo concreto de perder también la del cordobés Carlos Caserio, que tiene una pelea muy brava en su provincia. Ahí ya serían 39.

Por Chubut perderá al menos un senador más. Es que gracias a una alquimia que no se repetirá, hoy el Frente de Todos tiene a los tres senadores por esa provincia (los dos de la mayoría y el de la minoría). Juntos por el Cambio le arrebatará al menos uno. 38.

Y en Santa Fe, donde el Frente de Todos cuenta con dos senadores, el final asoma abierto. Para peor para el oficialismo, en esa provincia la pelea es entre tres: el Frente de Todos, Juntos por el Cambio y el Frente Progresista. Una de las tres fuerzas se quedará sin banca.

De salir segundo en Santa Fe, la bancada K del Senado quedaría con 37 miembros. De quedar tercero, con 36. Cristina perdería el quórum propio y para sesionar debería negociar con bloques aliados, que se harán valer. Mucho.

Por estas razones la elección en Corrientes es clave para CFK.

 

 

 

 

 

 

COMPARTIR:

Comentarios