Martes 22 de Junio de 2021

16.6°

Nublado

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

CIENCIA

26 de mayo de 2021

Quienes se vacunaron o tuvieron COVID-19 pueden transmitir el virus si se contagian

Diferentes estudios han detectado infecciones por COVID 19 entre casi un 1 y un 10% de personas ya inmunizadas REUTERS/Thilo Schmuelgen DFL

Las defensas adquiridas por la inoculación o por la enfermedad pueden no ser eficientes para evitar el contagio y la persona puede seguir infectando aunque sea asintomática, afirman varios estudios científicos

Las reinfecciones de COVID-19 si bien son escasas, existen y cada vez se acumula más evidencia científica de casos. Es que para algunos virus, la primera infección puede proporcionar inmunidad de por vida en un organismo, pero para los coronavirus estacionales -se sabe- la inmunidad protectora es de corta duración, como por ejemplo ocurre con el SARS-CoV-2, sobre el que el mundo está conociéndolo a medida que transcurre la pandemia.

Diferentes estudios han detectado infecciones entre casi un 1 y un 10% de personas ya inmunizadas, según el momento, el ámbito, el lugar de la investigación y la vacunación recibida. Los expertos aseguran que estas personas, asintomáticas en la mayoría de los casos gracias a la inmunidad natural o inducida por las vacunas, aún conservan durante un tiempo capacidad de albergar y propagar el coronavirus, aunque no desarrollen la enfermedad.

Los doctores Jocelyn Keehner y Lucy E. Horton, junto a otros miembros de la Facultad de Medicina de la Universidad de California (UCLA) y de la de San Diego (UCSD), publicaron el pasado marzo en la revista médica The New England Journal of Medicine (NEJM) los resultados de una investigación interna.

“El riesgo absoluto de dar positivo para el SARS-CoV-2 [coronavirus causante de la covid] después de la vacunación fue del 1,19% entre los trabajadores sanitarios de la UCSD y del 0,97% entre los de UCLA. Estas cifras resultaron superiores a los riesgos notificados en los ensayos de la vacuna contra el coronavirus ARNM-12731 de Moderna y la vacuna BNT162b2.2 de Pfizer-BioNTech”, explicaron. El estudio muestra las mismas conclusiones, aunque con diferentes cifras, que otro publicado el pasado mes por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos y otros previos reflejados en Nature y British Medical Journal.

En todos estos estudios, se confirmó la existencia de infecciones en inmunizados, aunque su registro sea escaso.

La médica infectóloga Lilián Testón (M.N.87.307), coordinadora del Departamento de Epidemiología y Control de Infecciones de FUNCEI (Fundación del Centro de Estudios Infectológicos del doctor Daniel Stamboulian), explicó: “La reinfección es un fenómeno muy debatido durante la presente pandemia y todavía no quedan clara algunos conceptos. Su diagnóstico es difícil, ya que requiere de técnicas de secuencias genómica para comparar ambas infecciones y de que en la infección primaria se haya confirmado mediante PCR, de que exista la desaparición de síntomas de dicha infección”.

“Sabemos que la PCR puede persistir positiva más allá del enfermo presentar síntomas y lo que está demostrando es la presencia de partículas no infectivas. Una vez infectados los individuos desarrollaron una respuesta inmune contra el SARS-CoV-2 que es estimada entre 2 y 4 meses, recordando que en más del 80% la infección por COVID es leve. Por lo que sabemos del virus la reactivación, recaída o infección latente parece ser menos posible y no ha sido descrita en los coronavirus”, amplió.

Para Mark Pandori, director del laboratorio de Salud Pública de Nevada “estamos subestimando los casos de reinfección. Son muy difíciles de determinar, se necesitan equipos especializados para hacer ese trabajo o un laboratorio central”, explicó en Scientific American.

Según Testón, “se describieron casos de reinfección en Israel , Hong Kong, Estados Unidos, Bélgica y Ecuador siendo en el caso del paciente de Nevada, EEUU, la primera infección leve y la segunda severa. Es importante destacar que en ninguna de estas infecciones se detectó deficiencia inmunológica y se requiere de más investigación de las respuestas inmunes preexistentes y su duración antes de la reinfección y el rol de las mutaciones que se observaron en algunos países en el último mes”.

Para la doctora en virología Laura Palermo, profesora argentina que vive y enseña en la Facultad del programa de Biología Humana en la Universidad Hunter y en la Universidad de la Ciudad de Nueva York, “las definiciones científicas de reinfección y recontagio nos dicen que son sinónimos, y con respecto al COVID-19, lo que se ve hasta ahora es que cuando un paciente sufrió esta enfermedad y se recuperó, en general no se vuelve a infectar, es decir que no hay una reinfección”.

“Por ahora los datos sugieren que al menos el paciente recuperado por coronavirus produce una respuesta inmunológica eficaz que dura al menos 6 meses, y a medida que vaya pasando el tiempo vamos a poder encontrar un dato más específico sobre la cantidad de tiempo que dura esta respuesta inmunológica eficaz”.

“En algunos casos, como sucede en todos los procesos biológicos que hay excepciones, hay ejemplos de pacientes de edad avanzada, con problemas inmunológicos o tratamientos oncológicos que sufrieron reinfección; es una proporción muy baja con respecto a la gran mayoría de los pacientes que se recuperan”, amplió la viróloga.

En este contexto, hay una buena noticia según la profesora del Hunter College: “Ese experimento natural que implican las personas que se infectaron y que no se vuelven a reinfectar nos brinda un dato muy positivo que sugería de forma muy fuerte que se podía obtener una vacuna, que fuera eficaz contra el nuevo coronavirus y por ahora todas las nuevas vacunas, tanto la de Pfizer y Moderna que son más innovadoras, o como las más convencionales como la Sputnik V o la de AstraZeneca-Oxford son eficaces y protegen a aquellos que se vacunan”.

El médico infectólogo Roberto Debbag (MN 60253), vice Presidente de la Sociedad Latinoamericana de Infectologia Pediátrica y miembro de la Junta de la Sociedad de Pediatría especializada en Enfermedades Infecciosas, precisó: “Hoy por hoy, las reinfecciones son anecdóticas en el mundo y esto se debe posiblemente a que la pérdida de los anticuerpos en los pacientes ocurre después del año o más allá, como sucede con el SARS”.

¿Esto que quiere decir?

“Hay documentación que a los ocho meses los pacientes recuperados por COVID-19 siguen estando protegidos con títulos de anticuerpos y con inmunidad celular. Posiblemente haya un proceso denominado waning immunity, es decir inmunidad menguante, en donde esos anticuerpos se van perdiendo en el tiempo, se ve una disminución inmunitaria, una pérdida paulatina de la inmunidad. Con SARS es alrededor de dos años. Por eso es que los primeros tiempos de circulación de un virus como el SARS-CoV-2 las probabilidades de reinfección son muy bajas, anecdóticas”, concluyó el infectólogo pediatra.

Reinfecciones

Esta situación enfatiza la importancia de la vacunación masiva que incluya a todos los grupos de edad. El neurólogo de la Facultad de Medicina Monte Sinaí (EE UU) Seth M. Glickenhaus, autor principal de un estudio sobre reinfección en jóvenes publicado en The Lancet afirmó: “Nuestros hallazgos indican que se produce reinfección por SARS-CoV-2 en adultos jóvenes. A pesar de haber sufrido una infección previa, los jóvenes pueden contraer el virus de nuevo y todavía pueden transmitirlo a otros. Este es un punto importante a conocer y recordar a medida que continúan los despliegues de vacunas. Los jóvenes deben recibir la vacuna siempre que sea posible, ya que la vacunación es necesaria para aumentar las respuestas inmunitarias, prevenir la reinfección y reducir la transmisión.”

La investigación apunta, según los autores, a que los anticuerpos inducidos por la infección por el SARS-CoV-2 son en gran medida protectores, pero no protegen completamente contra la reinfección en los jóvenes.

El trabajo hizo un seguimiento de más de 3.249 miembros del cuerpo de marines (infantería de marina) de los Estados Unidos entre mayo y noviembre de 2020. Alrededor del 10% (19 de 189) de los participantes que previamente habían pasado la enfermedad se reinfectó. La investigación determinó que aquellos sin inmunidad tenían cinco veces más riesgo de infección que los participantes con anticuerpos, pero estos últimos aún presentaban algún riesgo de reinfección./Infobae

 

COMPARTIR:

Comentarios