Emmanuel Macron, máximo mandatario del país campeón del mundo, sorprendió a todos con su celebración del primer tanto.Francia se encuentra navegando en una océano de felicidad plena. Y en ningún rincón de dichas tierras hay lugar para la tristeza dada la proeza futbolística de la formación europea.
Posteriormente, los principales periódicos franceses se hicieron eco de la enorme victoria obtenida por Francia en territorio ruso, allí donde ni el mismísimo Napoleón Bonaparte (el mejor estratega) había podido triunfar.

Por estas horas, todo es felicidad en Francia. Es que el seleccionado comandado tácticamente por Didier Deschamps superó 4-2 a Croacia en la gran final y se quedó con el título en la Copa del Mundo de Rusia 2018.

Y uno de los espectadores de lujo en Moscú fue, nada más ni nada menos, que Emmanuel Macron, presidente del país que había conseguido su título anterior cuando fue anfitrión en el Mundial de 1998.

Lo más llamativo llegó cuando Francia abrió el marcador por intermedio de un gol en contra de Mario Mandzukic. Allí Macron sorprendió a propios y extraños festejando en el palco de manera totalmente alocada.

Emmanuel Macron, presidente de Francia

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios